martes, 23 de enero de 2018
Cómo educamos
Visitas 447
Sistema Preventivo

Don Bosco, con su Sistema Preventivo, realizó una aportación original a la acción educativa entre los jóvenes; y nosotros, en continuidad con sus intuiciones educativas, afirmamos que “este sistema se basa plenamente en la razón, en la religión y en el amor”.

 
La razón nos permite:
 
  • ayudar a generar convicciones firmes;
  • valorar la vida y las cosas con profundidad, sentido positivo y espíritu crítico;
  • descubrir el sentido auténtico de las “realidades terrenas”, con su propia autonomía y libertad;
  • descubrir y compartir el esfuerzo humano en el proceso de socialización y personalización;
  • vivir la esperanza en la persona y en los aspectos positivos de la cultura actual.
 
La religión favorece experiencias de:
 
  • respeto a las diferentes opciones religiosas y creyentes. encuentro incondicional entre la persona y Dios que nos ama como somos;
  • acogida de la verdad y del bien que late en el corazón de cada persona;
  • diálogo entre la fe, la ciencia y la cultura del entorno;
  • propuesta de un camino de santificación personal.
 
Intentamos vivir el amor como:
  • acogida incondicional de las personas;
  • relación constructiva y rica en propuestas educativas;
  • participación en las alegrías y tristezas del otro;
  • capacidad de traducir en signos concretos el amor educativo.
 
 Madre Mazzarello, en el camino compartido con Don Bosco, hace su aportación original al sistema preventivo subrayando:
 
  • el descubrimiento desde la impronta femenina de las necesidades de la persona, sus capacidades y sus límites; así como el cuidado de la vida;
  • la responsabilidad en lo pequeño y lo sencillo, mediante el trabajo bien hecho;
  • la presencia constante de Dios en todo lo que la persona es y hace;
  • el sentido de la alegría, expresión de libertad interior, que impregna el ambiente educativo;
  • la presencia constante de María, mujer que acoge la Palabra y la vive.
 
Poner en práctica este Sistema Educativo supone:

  • Desarrollar positivamente las fuerzas interiores de la persona.
  • Crear un ambiente positivo que estimule, sostenga y desarrolle el gusto por lo bueno.
  • Estar presente en la vida de los niños y los jóvenes para anticiparse a las situaciones negativas.
  • Lograr de todos unos “honrados ciudadanos y buenos cristianos”.

 

Dosatic S.L. © 2018
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad